Mi cielo estrellado

Si se enteraran que tengo mi propio cielo estrellado… tendrían envidia si supieran todo lo que veo:

La infinidad de estrellas que lo cubren, muchas de estas fugaces, trazando carreras en la cálida noche y que por suerte, hacen mis deseos y aspiraciones realidad; algunas de ellas no parpadean: son los planetas, a través de los cuales hago mis mejores viajes.

La forma en que la luna brilla e ilumina, abrazándome y ofreciéndome toda la confianza de adentrarme en la noche.

Mi cielo, tan inmenso y lleno de magia que puedo bailar entre las galaxias. Repleto de perfectas constelaciones que todos querrían descifrar, enigmas que sólo yo tengo la fortuna de descubrir.

Y, ¿les digo mi pequeño secreto?

Mi cielo estrellado lo encuentro al mirarle a los ojos.

Anuncios

Háblales de dónde vienes…

Cuéntales a los demás lo hermoso de tu país, cuéntales así nunca logren creerte. Cuéntales que Venezuela no es lo que se escucha en las noticias, que es mucho más que una nación destruida y perdida; que se escuche en el mundo dónde está realmente la belleza de nuestro país.

Háblales del envidiable clima que tenemos, de la variedad de paisajes que pueden encontrar.

Háblales de tus playas, de la tranquilidad que llevan las aguas cristalinas de Los Roques, la fina arena de Mochima, descríbeles lo “sabroso” que es comerse una empanada con una malta en Parguito.

Diles lo orgullosos que estamos de tener una maravilla como el Salto Ángel, de la magia que tiene el paraíso perdido de la Gran Sabana con sus tepuyes y sus llanos, del frío de nuestros páramos Andinos, de cómo se olvida todo el bullicio de Caracas en el Ávila, del espectáculo de la tormenta eterna que ocurre en el Catatumbo…

Describe el deleite que se siente al levantarse temprano y comerte tu arepita con queso, con perico, o una cachapa… lo afortunado que eras de llegar a casa y que te estuviera esperando un plato interminable (pero buenísimo) de pabellón; las ganas que tenías de salir del trabajo e ir a comprarte un vaso de chicha, con leche condensada y cubierta de canela.

Y por último… háblales del corazón de Venezuela:

Háblales de tu gente.

Intenta demostrarles que, a pesar de todas las circunstancias, los venezolanos somos gente “de pinga”.

El corazón de Venezuela se encuentra, lamentablemente, en todas partes del mundo. Está en esas personas trabajadoras, luchadoras, creativas, emprendedoras y llenas de iniciativa; pues nosotros echamos pa lante.

Está en esas personas alegres, nobles y generosas. Se les conoce por rumberos (pues nos encanta un bochinche). Son personas salidas: abiertas, confianzudas, espontáneas y explosivas.

Cuéntales, que se enteren, que las mujeres venezolanas tienen fama de ser las más bellas del mundo. Y lo son.

Diles que junto a nosotros se sentirán cálidos. Que somos gente familiar, cordial, conversadora y hospitalaria con cualquiera, sin darle importancia al color, raza, sexo o religión.

Y que somos optimistas.

A pesar de las dificultades que tiene nuestra situación, reímos. Nos olvidamos de la realidad en un partido de la Vinotinto o un juego de los Leones y Magallanes, inventamos cualquier chiste, o hasta nos burlamos de las circunstancias; buscamos el lado bueno del asunto…el venezolano siempre está lleno de esperanza, lleno de fe.

Tenemos fe en que volveremos a pisar Maiquetía, esta vez para quedarnos; que no habrá que salir sólo para demostrar nuestro talento y cualidades en otras tierras. Que nuestros familiares y amigos estarán felices de tenernos de regreso.

Que nuestro país estará feliz de tenernos de regreso.

Fe en que,
ojalá pronto,

Venezuela vuelvaa sentirsu corazón latir.

Hiciste que me enamorara de mi

Me enamoré de ti por la forma en que logras hacerme feliz.
Me enamoré de ti por como equilibras mi desastre con tu calma.
Porque te diste cuenta antes que yo de lo bonitos que son mis defectos
y me enseñaste, sin querer hacerlo, a darme cuenta de ello.
Me enamoré de ti porque hiciste que me encontrara.
Por cómo me hiciste entender que,
aunque no me hacía falta nadie más,
se siente mucho más bonito compartir todo con alguien.
Me enseñaste que puedo ser más que todos mis problemas,
Que soy capaz de lo imposible,
que la sonrisa más bonita me la pongo yo.

Me enamoré de ti

porque hiciste que me enamorara de mí.

Eres primavera

La belleza de una flor proviene de sus raíces -Ralph Waldo Emerson

(Carta a mi mejor amiga).

La primavera es, una de las estaciones del año, posterior al invierno y anterior al verano. En ella, las flores vuelven a florecer y los árboles reverdecen; esta llega devolviendo la vida después del frío, arrasando y cautivando con toda su vivacidad y jovialidad, llenando su camino de colores y alegrías.

Describo todo esto debido a que esta es mi manera de verte: como una de las estaciones más bellas del año.

Juntas hemos aprendido (y seguimos aprendiendo) lo bonito que es atreverse. Lo bonito que es ver el tiempo pasar, llenándose de vivencias; arriesgarnos sin darle importancia a nada, sin preocuparnos de que alguna de nuestras flores pueda salir herida, ver cómo nos cortan pero a su vez disfrutar de como nuestras ramas se hacen más fuertes.

Hacer crecer nuestro interior, nuestra persona… las flores heridas vuelven a florecer y las marchitas se reemplazan por otras nuevas, muchísimo más grandes y atractivas.

Pues, la belleza de una flor proviene de sus raíces.

Y seremos las más preciosas que existan.